AFRONTANDO LOS CAMBIOS

Imprimir
PDF

CAMBIOS EMOCIONALES:

Los adolescentes se encuentran ante un dilema, el deseo de ser independientes y el miedo a soltarse de la mano de sus padres.Es un periodo de malestar, en el que se plantean grandes dudas, contradicciones, tanteos, excesos de todo tipo, que son  necesarios en esta etapa que sirve para afirmarse.

 

El joven tiene que asumir dos aspectos importantísimos para su desarrollo madurativo posterior:

1.   Las transformaciones físicas de su cuerpo. (Adaptación a la nueva imagen corporal).

2.    Hacerse cargo de su vida personal.

El adolescente ya  no es un niño pero tampoco un adulto; esta situación, poco definida para él, provoca una crisis de identidad porque no sabe quién es; le hace falta descubrir cuáles son sus puntos de referencia y para ello pasará por varias etapas como la duda, el rechazo, la provocación, las experiencias, la ansiedad, etc...

En este proceso tan complicado de identidad personal, hay dos aspectos que le preocupan más al adolescente:

a)   Preocupación por el físico. ( Ansiedad ante la necesidad de tener un cuerpo perfecto y atractivo. Presión social).

 

b)   Preocupación por el rol sexual. Necesidad de reconocimiento y aceptación por parte de las personas significativas para ellos. Este reconocimiento y aceptación le proporciona un concepto positivo de sí mismo y de su autoestima.

La autoestima es uno de los indicadores más significativos en la construcción de la propia identidad del adolescente.

Los cambios de humor:

Los adolescentes suelen ser malhumorados y regañones, por cualquier cosa se vuelven coléricos, furiosos y no hay quien los entienda.

Los cambios frecuentes de humor tienen una raíz fisiológica debida a las descargas de hormonas que se vierten en el organismo y también se deben a causas psicológicas, reflejo de como viven en su interior problemas relacionados con el amor, decepciones, malas calificaciones,...

 

CONSEGUIR UN CLIMA DE LIBERTAD:

La libertad supone capacidad para poder decidir y elegir.

En los hijos es importante crear un clima de libertad desde edades muy tempranas:

·       Desarrollando la capacidad de elegir cosas pequeñas y razonando por qué deciden una cosa u otra.

·       Participando en actividades caseras.

·       Reforzando, siempre, las elecciones acertadas.

·       Pasando por alto los pequeños errores al realizar una elección incorrecta. (con afecto volver a retomar decisiones       nuevas)

 

Con esto se consigue que vea los errores como algo natural y no como un castigo (podría producir miedo y rechazo a volver a tomar decisiones)

Crear una relación de dependencia hacia los padres es nocivo para el desarrollo  del adolescente.

Si los padres siempre toman las decisiones e imponen sus criterios por temor a que su hijo se equivoque al decidir por sí mismo dificulta que:

1.   Aprendan a tomar sus propias decisiones.

2.   Vayan conformando sus propios criterios.

3.   Ejerzan su responsabilidad personal.

Por tanto, es importante desarrollar la independencia de nuestros hijos para que su paso por la adolescencia  y primera juventud le permita saltar todos los obstáculos que encuentre por el camino.

HACER FRENTE A LOS PROBLEMAS COTIDIANOS:

Es muy importante que los padres trasmitan a sus hijos que el tener problemas y enfrentarse a ellos forma parte de la vida diaria. A veces los adultos los resolvemos de forma adecuada, pero en otras ocasiones nos equivocamos y debemos retomar el problema para intentar solucionarlo de forma adecuada. Por ello, para evitar problemas en el desarrollo adecuado de los adolescentes es fundamental que sean capaces de enfrentarse y buscar las alternativas más adecuadas ante los obstáculos que van a tropezar.

Una orientación posible para enseñarles a resolver problemas seria llevando a cabo los siguientes pasos:

1.   Darse cuenta de que hay un problema.

2.   Pararse y pensar. Decidir cual es el problema.

3.   Fijar un objetivo. ¿Cuál es el resultado deseado de esta situación?

4.   Pensar en la mayoría de soluciones posibles.

5.   Analizar las consecuencias probables de cada solución.

6.   Escoger una, o combinación de varias, según la facilidad o dificultad de llevarla a cabo y las consecuencias deseadas.

7.   Hacer un plan paso a paso para llevar a cabo la solución.

EL TRASPASO GRADUAL DE RESPONSABILIDADES:

Una estrategia positiva de prevención de conflictos futuros consiste en:

1.   Aprender a confiar en que vuestro hijo puede tomar y tomará decisiones correctas.

2.   Comunicarle que confiamos en él y que es el responsable de su conducta.

3.   Reforzarle y alabarle cuando se comporte correctamente y tome decisiones correctas.

-Es importante deshacer de forma gradual  algunos hábitos de control sobre nuestros hijos, pues ya no son adecuados

-Están bloqueando su capacidad personal de tomar decisiones.

Es fundamental iniciar un aprendizaje de toma de responsabilidades, de forma progresiva:

-Proporcionándoles oportunidades para aprender.

-Para desarrollar su personalidad: ser el mismo, tomar  decisiones, equivocarse,..

Los pensamientos que tienen los padres sobre los hijos influyen directamente en todo lo que éstos son capaces de hacer. Incluso

aunque no le digan nada, el hijo percibe la opinión que tiene de él y de sus capacidades.

Es un error pensar que se aprende a ser responsable con la edad (todos sabemos que hay adultos que siguen siendo irresponsables).

Se aprende a ser responsable encontrándose en situaciones en las que deban tomar decisiones por sí mismos ( por eso, cuando antes se empiece mejor).

Si se les intenta proteger contra los peligros de la vida se les está impidiendo desarrolar las fuerzas necesarias para hacerles frente.

AUTORIDAD Y DISCIPLINA

La autoridad y disciplina se basan en el razonamiento; no en el temor y en el miedo, porque:

è No son formativos.

è A  largo plazo, producen rebeldía.

è Inhiben la capacidad de iniciativa del joven y debilitan su personalidad.

 

¿Qué se puede hacer para alcanzar esa respetabilidad?.

1.   Sentar normas siempre siguiendo las mismas razones. (perderemos credibilidad si hoy mantenemos una norma y mañana no vale).

2.   Si se toma una decisión hay que mantenerla. Previamente habrá que razonarla, pero una vez tomada debemos mantenerla aunque cueste algún esfuerzo.

Si consideramos que nos hemos equivocado, podemos reconsiderar nuestra postura, explicando nuestros motivos.

3.   Exigir a los demás lo que nosotros somos capaces de hacer. Debemos ser congruentes ante nuestros hijos (ahora se lo cuestionan todo).

4.   Demostrarles que, aún siendo adultos, también nos esforzamos en mejorar, aprender y corregir nuestros hábitos inadecuados.

5.   Mostrarnos como personas que sabemos controlar nuestras emociones.

6.   Ser tolerantes en las pequeñas cosas para poder exigir en las fundamentales. (así evitaremos caer en el error de estar continuamente haciendo reproches a nuestros hijos, lo que nos puede hacer perder su confianza).

7.   Mostrar interés por el resultado de las acciones, no quedarnos sólo en el “mandar por mandar”.

8.   Disponer de una gran dosis de paciencia (es importante la perseverancia).

9.   Incorporar a los hijos en el proceso de tomar una decisión, así le mostramos lo difícil que resulta a veces decidir y acertar en la decisión.

 

¿CÓMO NEGOCIAR CON NUESTRO HIJO?

1.   Comenzar siempre por algo positivo facilita que el otro sea más receptivo y coopere. Si se empieza criticando sus conductas su actitud será ponerse a la defensiva y contraatacando con lo cual  no se llegará al objetivo de la negociación.

Toda crítica si va precedida de algún aspecto positivo es mejor aceptada.

2.   Describir con claridad el problema que queremos tratar, que se sepa de que se está hablando. Discutir un problema solo a la vez y de forma breve y clara.

3.   Expresar tus sentimientos.Para que haya una buena comunicación entre personas hay que compartir sentimientos y admitir con claridad que conducta del otro los produce.

4.   Aceptar la responsabilidad que cada uno pueda tener en el problema existente.

5.   Centrarnos en buscar soluciones al problema planteado y de todas las alternativas planteadas elegir las más beneficiosa para las dos partes.

6.   Ofrecer ayuda en el proceso de cambio de la conducta del otro.Tiene que haber cooperación y compromiso por las dos partes.